miércoles, 5 de noviembre de 2008

Diosas Interiores DEMETER


Demeter

Deméter o Demetra (en griego antiguo ‘diosa madre’ o quizás ‘madre distribuidora’, quizá del sustantivo indoeuropeo *dheghom *mater) es la diosa griega de la agricultura, nutricia pura de la tierra verde y joven, ciclo vivificador de la vida y la muerte, y protectora del matrimonio y la ley sagrada. Se la venera como la «portadora de las estaciones» en un himno homérico, un sutil signo de que era adorada mucho antes de la llegada de los olímpicos. El himno homérico a Deméter ha sido datado sobre el siglo VII adC[1]. Junto a su hija Perséfone eran los personajes centrales de los misterios eleusinos que también precedieron al panteón olímpico.
En la mitología romana se asociaba a Deméter con Ceres. Cuando se le dio a Deméter una genealogía, se dijo que era hija de Crono y Rea, y por tanto hermana mayor de Zeus. A sus sacerdotisas se les daba el título de Melisas.
Es fácil confundir a Deméter con Gea o Rea, y con Cibeles. Los epítetos de la diosa revelan lo amplio de sus funciones en la vida griega. Deméter y Coré (‘la doncella’) solían ser invocadas como to theo (‘las dos diosas’), y así aparecen en las inscripciones en griego lineal B del Pylos micénico en tiempos pre-helénicos. Es bastante probable que existiese una relación con los cultos a diosas de la Creta minoica.
Títulos y funciones
En diversos contextos, se invoca Deméter con diversos epítetos:
Potnia (??t??a, ‘señora’) en el Himno homérico a Deméter.
Cloe (????, ‘el brote verde’, Pausanias 1.22.3), por sus poderes de fertilidad y eterna juventud.
Anesidora (???s?d??a, ‘dadora de dones’ de la tierra, Pausanias 1.31.4), como Deméter.
Maloforos (?a??f????, ‘portadora de manzanas’ o ‘portadora de ovejas’, Pausanias 1.44.3).
Cidaria (??da???, Pausanias 8.13.3).
Ctonia (?????a, ‘de la tierra’, Pausanias 3.14.5).
Erinia (??????, ‘implacable’, Pausanias 8.25.50).
Lusia (???s??, ‘baño’, Pausanias 8.25.8).
Termasia (Te?µas?a, ‘calidez’, Pausanias 2.34.6).
Cabiria (?aße??a??), un nombre pre-helénico de significado incierto.
Tesmófora (Tesµ?f????, ‘dadora de hábitos’ o incluso ‘legisladora’), un papel que la enlaza a la aún más antigua diosa Temis. Este título estaba conectado con las Tesmoforias, una fiesta ateniense de rituales secretos exclusivamente femeninos relacionados con las costumbres nupciales.
Teócrito recordaba un papel más antiguo de Deméter:
Para los griegos Deméter siendo una diosa de la amapolaPortando gavillas y amapolas en ambas manos. —Idilio vii.157

ARQUETIPO
El arquetipo de la madre comprende la idea de la nutrición desde un nivel vital básico -alimento- hasta las necesidades de nutrición relacionadas con el espíritu, expresado en el mito en la revelación de los Misterios Eleusinos.En la mujer, una fuerte presencia de este arquetipo representa la necesidad urgente de ser madre, estando la feminidad íntimamente relacionada con la idea de la maternidad. Procrear y cuidar de los hijos representa el rol y la misión más importante. Es la forma por la cual Demeter expresa su potencial creativo, tiende a vivir su vida a través de la vida de sus hijos, experimentando las alegrías y tristezas de los mismos como propias. Sin embargo esta capacidad de alimentar a otros y dar sustento puede canalizarla a través de vías que van más allá de la maternidad, tales como profesiones de ayuda y el cuidado de otras personas.Demeter es la proveedora en sentido amplio, en ella está presente el rasgo de la abundancia, sea este alimento, apoyo emocional o espiritual. Siempre y cuando tenga cerca a quienes ama será generosa y cálida, dispuesta a dar sin necesidad de recibir. Se sentirá completa ayudando a otros y cuidando de las necesidades ajenas, las que siente como propias.Su visión de la feminidad está restringida al rol de madre, pudiendo establecer relaciones de afinidad con otras “mujeres Demeter” con las cuales los temas principales girarán entorno a la educación de los hijos y el cuidado de los mismos. Su papel es el tradicional femenino, el de la madre protectora y proveedora. Ella considera el desarrollo profesional y la salida al mundo laboral como un descuido de sus actividades hogareñas siendo el feminismo para ella un tema ajeno y desconocido.Como mujer, Demeter tiende a encontrar hombres tipo hijo-amante, a los que sobreprotege y trata como niños. Ella puede continuamente justificar los actos infantiles de su pareja, quien generalmente es un hombre sensible, soñador, dependiente e incomprendido socialmente, con dificultad para concretar los aspectos prácticos de la vida. Es un hombre que busca a una mujer maternal que sea una buena madre para él, y la encuentra en mujeres con un fuerte componente de Demeter.Este arquetipo femenino también puede ser blanco fácil de hombres que se aprovechen de su amor incondicional: el hombre explotador, únicamente preocupado por sus necesidades, incapaz de intimidad emocional y exigente. Es un hombre/niño narcisista que encuentra el amor de una madre preocupada en complacerlo, sin pedir nada a cambio.El hombre ideal para Demeter es aquel que tiene sus mismas necesidades: formar una familia, tener hijos y construir una vida hogareña. Este hombre le ayuda a canalizar sus deseos maternales a través de la crianza de los hijos, es un buen padre y al mismo tiempo cuida de ella. Es el hombre que se siente a gusto con la esposa/madre más que con la esposa/amante.Las dificultades de Demeter aparecen una vez que su función materna ha cumplido su ciclo, los hijos han crecido y llega el momento que salgan de casa. Ella tenderá a volverse controladora y posesiva, tratando de evitar el momento de la separación. Como los hijos son la razón de su vida, la ausencia de los mismos le generará un vacío enorme que no podrá ser llenado por nadie. Demeter en esta circunstancia se entristece, pierde el sentido de vivir y su rabia cubierta por un velo de tristeza estará dirigida no sólo hacia ella misma sino hacia quienes intenten ayudarla. Se sentirá victima, sin interés por más nada, se quedará “detenida” : así como Demeter en el templo de Eleusis, negada a producir vida, seca por dentro y estéril de emoción. Bajo estas circunstancias puede aparecer el aspecto oscuro y sombrío de lo femenino materno: la necesidad de controlar y poseer sin considerar la individualidad y singularidad de los suyos, la sobreprotección sofocante que se torna destructiva. Son mujeres que han dedicado su vida a los hijos, a verlos crecer y muchas veces a vivir sus deseos frustrados a través de los mismos. Cuando los hijos intentan romper el cordón para salir de casa -lo que generalmente ocurre de forma violenta, ya que ella no permite una salida pacífica y sin traumas- quedará resentida, incomprendida, sintiendo que no se le ha reconocido el “sacrificio de una vida”. La depresión de Demeter encierra un aspecto agresivo/destructivo que no se expresa de forma franca y directa, recordemos que en el mito, por su dolor y pérdida, deja a la humanidad bajo la amenaza de una hambruna. Ella puede castigar con su rabia a quienes nada tienen que ver con su aflicción.Pero Demeter puede también canalizar su tristeza de una forma creativa, si ya no tiene a los hijos cerca para cuidarlos porque ya son adultos y seres independientes, tiene la opción de buscar actividades donde pueda cuidar de otros que sí la necesiten, realizando así un servicio social con un sentido trascendente.Su depresión por el síndrome del nido vacío puede ser superada si comprende que la expresión de la maternidad abarca ámbitos más amplios de los que ella pudo haber imaginado.
La diosa Deméter hoy.Representa el instinto maternal; éste constituye su papel principal, ya que es proveedora de alimentos y de sustento espiritual.Sus relaciones son nutrientes, protectoras y generosas cuando sus hijos son pequeños, ya que esa es la función que la llena plenamente. Son altruistas y leales a sus principios; sus convicciones suelen ser muy firmes y difíciles de cambiar.Las mujeres Deméter normalmente abrazan profesiones de entrega y ayuda a los demás, desempeñan trabajos como voluntarias porque son generosas en el dar y encuentran satisfacción como cuidadoras o proveedoras.Son atraídas por tareas tradicionalmente femeninas y se sienten amenazadas por las mujeres que desvalorizan el papel de la maternidad.Habitualmente sostienen sólidas relaciones con otras mujeres que también son madres.Su mundo gira alrededor de sus hijos y se olvidan de ser esposas. La mujer Deméter sufre mucho cuando sus hijos se van de casa, y suelen convertirse en madres que buscan el regreso de sus hijos, valiéndose de mimos y atenciones y formando familias con una fuerte tendencia matriarcal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada