martes, 4 de noviembre de 2008

Fases lunares y simbolismo.



•LUNA NUEVA La Luna nueva indica anticipación del nuevo ciclo. Indica el comienzo de todo, anticipando el nacimiento de la Diosa. Es el momento de los preparativos, de la meditación sobre nuevos proyectos y caminos. Los hechizos que realizamos en esta época están siempre vinculados a las cosas nuevas, un nuevo amor, un nuevo empleo, una nueva época. En fin, una nueva fase de la vida.
•LUNA CRECIENTE La Luna creciente simboliza el aspecto virginal de la Diosa, encauzando el proyecto elegido en la luna nueva. Es el descubrimiento de la propia capacidad y coraje, es la búsqueda del amor y de los sueños. Los hechizos que se deben realizar deben estar siempre vinculados a enfocar de nuevo nuestros antiguos proyectos. Podemos entregarnos a la conquista de un amor perdido, podemos intentar reconciliar una vieja amistad, recuperar el dinero perdido en vano, invertir en negocios ya iniciados, tratar una enfermedad que nos molesta desde hace tiempo.

LUNA LLENA La Luna llena simboliza el aspecto materno de la diosa. Es un momento decisivo, es el momento del juicio y de la realización. Las energías de la Diosa están totalizadas y es el momento justo para actuar en concreto con las elecciones hechas, valorando la eficacia de estas elecciones. El camino que proyectamos en la luna nueva e iniciamos con la luna creciente está en el momento de ser recorrido o abandonado con la luna llena.

LUNA MENGUANTE La Luna menguante simboliza el aspecto anciano de la Diosa. Es un estado final de un ciclo de vida, el resultado de nuestros esfuerzos, el fruto bueno o malo que recogeremos según la semilla que hayamos plantado. Indica el ciclo completo, representando a la mujer sabia y experta que reconoce los errores y los aciertos en la vida. En esta fase, nunca inicie proyectos nuevos o haga hechizos relacionados con comienzos porque menguaran junto con la luna. En esta fase, miramos hacía atrás para analizar todo lo que hemos hecho últimamente, con el fin de descubrir nuestros errores, defendernos de ellos e intentar repararlos. Nunca es tarde para corregir un error siempre que el arrepentimiento llegue desde el fondo del corazón. Quizá no podamos volver atrás después hecho el mal, pero debemos estar conscientes de que para el próximo ciclo, nuestra alma renacerá junto con la Diosa, y tendremos nuevas oportunidades para purificarnos y no quedarnos amarrados en el pasado.

1 comentario:

  1. Gracias por todo lo que sabeis, compartis y haceis para ayudarnos a crecer espiritualmente. Gracias. Besos de luz.

    ResponderEliminar