viernes, 22 de mayo de 2009

LAS BRUJAS NO SE QUEJAN



Trata de trece cualidades que las ancianas deben cultivar: las ancianas no se quejan, son atrevidas, tienen mano con las plantas, confían en los presentimientos, meditan, defienden con fiereza lo que más les importa, deciden su camino, dicen la verdad con compasión, escuchan su cuerpo, imporvisan, no imploran, se rían juntas, saborean lo positivo de la vida. "Las brujas juntas pueden cambiar el mundo".

"Para ser una bruja sabia necesitas librarte de los "hubiera o hubiese". Es preciso silenciar las quejas mentales que no tardarán en escapar por tu boca en cuanto encuentren la ocasión. Lamentándonos no somos capces de vivir el presente y tampoco somos una compañía grata (ni si quiera para una misma). Las quejicas dan por sentado que merecían, y todavía merecen, una vida diferente de la que poseen, y no comprenden que a todos nosotros nos ha tocado en suerte nuestra parcela de desgracias, como le ocurre al más común de los mortales. Incapaces de mostrar gratitud por lo que ya poseen, las quejicas no saben disfrutar el presente."


“…que las normas serán justas, y que habrá sorpresas maravillosas”; porque el final de la etapa de la anciana es un misterio o un velo que cada una de nosotras atravesará sola para dirigirse hacia algo o hacia nada. Pienso en las tres fases de la luna y en las tres etapas de la vida de una mujer: creciente, llena y menguante, y entonces advierto que la luna pasa por una fase final del ciclo; la luna menguante de la anciana va perdiendo definición, hasta que desaparece y se convierte en la oscura luna nueva. Esta oscuridad es el misterio final que sobreviene al final de la etapa de anciana de nuestras vidas.Como seres espirituales que recorren un sendero humano, lo que hagamos en el terreno del alma durante la tercera etapa será, sin lugar a dudas, lo más importante. La sabiduría, la compasión, el carácter, lo que hagamos con la vida que nos dieron, lo que aprendimos, y aquello en lo que nos hemos convertido, todo eso importa. Sabiendo además, como incluso la ciencia confirma, que formamos parte de un universo interconectado en el cual el más ínfimo movimiento del ala de una mariposa puede influir realmente en el sistema entero. Puedo imaginar que cada una de nosotras genera ondas de influencia a través de la persona qué somos, de lo que hacemos, de si amamos y rezamos, y, que llegado el día, lo sabremos.”

JEAN SHINODA BOLENDel libro “Las brujas no se quejan; un manual de sabiduría concentrada”

2 comentarios:

  1. INSPIRADOR!!!!Me hace pensar , me ayuda a redefinirme y a...reir!!GRACIAS!!!
    PD : Queria también por éste medio pedir su permiso para enviar por correo a mis congéneres He copiado citando

    ResponderEliminar
  2. muchas gracias por tus comentarios, claro que puede enviarlo. recuerda que las brujas no se quejan. bendiciones en tu vida

    ResponderEliminar