martes, 21 de julio de 2009

Siete medicinas

Siete medicinas
(Seven medicines)S. Weed



Me encanta separar esto de aquello, como hacía Vasalisa en su estancia con Baba-Yaga en la casa de patas de pollo. Separar esto de aquello –hacer montones de cosas semejantes- me ayuda a encontrarle sentido al mundo en que vivo.
Separar esto de aquello me ayuda especialmente a hallarle sentido a la medicina. ¿Qué hacer con todas las modalidades, métodos y formas de curación? Yo las clasifico en siete categorías, basándome en su grado de seguridad. Esto me ayuda a mantener la salud y recuperarla de manera simple y segura.
Las primeras cuatro medicinas –medicina de serenidad, medicina de historias, medicina de energía, y medicina de estilo de vida- crean salud. Cuanto más uso hagamos de ellas en nuestra vida, más sanos estaremos. Las últimas tres medicinas –medicina de hierbas, medicina farmacéutica y medicina de alta tecnología – salvan la vida en casos de emergencia, pero dañan la salud general.

Medicina de serenidad.La manera más segura de curar es dejar a la naturaleza que lo haga. Esto no require nada de nosotros. Y cuanta más nada aportemos, más efectiva será esta medicina de serenidad. Desconecta el teléfono, deja la computadora apagada, entra en el silencio, cultiva la aceptación, abandona el incesante control de la mente, y vive aquí ahora.

Medicina de historia.Las historias que nos contamos a nosotros, según mi mentora Jean Houston, crean nuestras vidas y, por tanto, nuestra salud. ¿Qué historias te cuentas sobre tu vida y tu salud? Esta es la medicina de historia.
Cuando buscamos una disgnosis, echamos mano de la medicina de historia. Los diferentes curadores ofrecen diferentes tipos de medicina de historia. Recibir información de gente que cuenta distintas historias puede confundir, hasta que vemos la semejanza de sus historias.
Distingo tres tipos de medicina de historia: Científica, Heroica y de la Mujer Sabia. Algo se ha roto y hay que arreglarlo (Científica). Algo está intoxicado y hay que limpiarlo (Heroica). A algo le falta alimento y quiere ser completo (Mujer Sabia).
La medicina de historia es medicina de información. La información sola puede ser fría, sin embargo. Así que nos abrimos a la sabiduría y la intuición, a nuestros miedos irracionales y deseos, incluso cuando buscamos información en internet y segundas opiniones en la medicina de historia.
La diagnosis sin intervención causa menos riesgo de dañar al que la busca que los rayos X, escaners CAT, buscadores radioctivos y cirugía exploratoria. Y en manos expertas puede ser tan efectiva como estos.

Medicina de energía.Chi, Ki, veriditas, Kundalini, fuerza de vida, orgone, wantan tanka…Aunque no podamos medirla o verla, sabemos que hay una energía que anima y cura. Las maneras de usar esta energía son tan incontables como nuestra capacidad de imaginar.
La curación sin manos, el abandono de manos, Reiki, Muriel, el tacto confortable…sentimos esta energía en nuestras manos y en las de los que curan. Sabemos que podemos usar el poder de nuestra intención para ayudar a dirigir esta energía.
La homeopatía, las esencias de flores, los elixires de gemas, las bolsas de mojo, los rituales y ceremonias…la medicina de energía nos da cosas físicas para que enfoquemos en ellas nuestra atención y visualicemos nuestra salud, nuestra curación, nuestra realidad.
La curación con sonido, con color, la terapia de arte, de tambor…la energía es vibración y la vibración puede curar. La resonancia reúne nuestra todalidad. El rezo, el canto, el Kirtan, la meditación enfocada, las visualizaciones…la medicina de energía nos armoniza en salud.
Chakras, auras, viajes chamánicos, trances e hypnosis…la medicina de energía da detalle a nuestra historia y nos ayuda a cambiar en totalidad.
¿Alguien dijo placebos? Me parece bien. En vez de medicina de energía lo llamaría medicina de placebo. Funciona, como la ciencia nos ha mostado. Y puesto que la medicna de placebo es tan inofensiva, estoy a favor de ella.

Medicina de estilo de vida.La nutrición y el ejercicio son components físicos centrales de la salud. Nos alimentamos con todos nuestros sentidos. La nutrición tiene lugar de forma particular. Lo específico de la nutrición lo han discutido los americanos por cientos de años, sin que nadie en particular llevara la razón. Mis reglas simples para una buena alimentación: comer comidas sin ingredientes. Comer localmente. Comer variadamente. Evitar el jarabe de fructos, la harina enriquecida, todos los productos de soja excepto el miso y el tamari, y todos los aceites procedentes de semillas.
La tonificación hace propicio el funcionamiento, al contrario que el estímulo, que lo desgasta. La tonificación es rítmica y, para un mejor resultado, debe hacerse regular y repetidamente. Hacerla a diario es demasiado para la mayoría de la gente. Los músculos se fortalecen al tensarse y también necesitan varios días para recuperarse y ganar tono.
Los herbolarios especialmente tienden a confundir estimulación y tonificación.



Medicina de hierbas.La medicina de hierbas no es la única que ocupa este espacio, ni todas las hierbas se reducen a él. La mayoría de las infusiones nutritivas y la mayoría de los vinagres de hierbas, por ejemplo, son parte de la medicina del estilo de vida.
Divido esta sección en diez secciones más pequeñas, para fijarme en la seguridad y ayudarme a elegir.
(1)La tintura de agripalma seda y tonifica, (2) la tintura de escutelaria seda y nutre, (3) el té de camomila seda suavemente, (4) el té de nébeda seda, (50 la tintura de la hierba de la pasión puede sedar fuertemente, (60 el té de lúpulo seda muy fuerte y puede ser algo adictivo, (7) la tintura de raíz de valeriana seda fuerte y puede ser muy adictiva, (8) el té de amapola es un sedante fuerte y adictivo, pero no es narcótico, como tampoco lo es el potente sedante (9) de la savia de lechuga Silvestre, pero (10) la savia de amapola/opio es narcótica.

Medicina farmacéutica.La morfina y la heroína son drogas hechas de amapolas; son parte de la medicina farmacéutica. Una droga se define como algo que que no crece de la tierra (por lo que el opio no es droga) y no puedes hacerlo en la cocina. Incluyo los usplementos de vitaminas y minerales en la medicina farmacéutica.

Medicina de alta tecnología.Tan útil. Tan atractiva. Tan peligrosa.
Aquí rompemos barreras. Hundimos el dedo en la garganta, rompemos la voluntad de nuestros hijos, regamos con líquidos los intestinos (enemas y colónicos), controlamos nuestros sentimientos con drogas psicoactivas, abrimos los cuerpos a la tecnología, perforamos la piel con inyecciones.
Tan útil. Tan atractiva. Tan peligrosa.

Marca un tiempo límite. He organizado las medicinas según el daño que nos pueden causar, cuán posibles son esos daños y cuán severos son. Pero ninguna medida es oportuna a no ser que se mida el tiempo que se utilice para ella. Ni el uso precipitado de la medicina de alta tecnología, ni posponer la acción, ayudan a la salud.
Para obtener buen resultado, cuando tengo un problema empiezo con medicina de serenidad. Si no estoy bien en ese estadio, voy a la medicina de historia y, de nuevo, establezco un límite de tiempo. Sin límites de tiempo es fácil caer en frustrantes repeticiones de no-diagnosis y opiniones encontradas. Sé tu propio experto; escribe tu propia historia. Y usa las herramientas de la medicina de energía para hacerla real, en tu límite de tiempo, por supuesto. Cambia tu dieta si te hace falta; haz más ejercicio. Pero que no te dé miedo usar la medicina de hierbas cuando llegue el momento de hacerlo. Y ve a las drogas si las hierbas no te curan en el espacio de tiempo que te has trazado.
A veces la cirugía y las altas técnicas salvan el día, pero establece un límite de tiempo para ellos. En las emergencias uso todas las medicinas a la vez, y esto puede hacer maravillas en mi experiencia. Simplemente recuerda establecer un límite de tiempo para abandonar el uso diario de hierbas, procuctos farmecéuticos, medicinas de alta tecnología y confiar en la capacidad de generar salud con las medicinas de serenidad, historia, energía y estilo de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada