viernes, 17 de agosto de 2012

La Vagina - Susun Weed




La Vagina
Susun Weed ©La vagina - parte 1

Yo soy la vaina de la espada. Tengo dientes, estoy armada y lista para morder. Yo tengo el poder para defender, mantener segura a la mujer. El arte de Robyn Bellospirito no soy pasiva, acepto, lista para ser llenada. Soy consciente, vigilante y preparada para rechazar lo que no quiero, y para apoderarme de lo que quiero.

Escúchame y te diré qué tan seguras estamos, ahora mismo, en este momento. Cuando estamos seguras, estoy abierta y receptiva, húmeda y acogedora. Cuando nos sentimos amenazadas, me convierto en fría y dura, caliente y apretada, irritada e inflamada. Si el peligro sigue y sigue, lloro, me siento invadida.

En salud y alegría, soy un ecosistema rico y próspero: levaduras amistosas, bacterias beneficiosas, y un generoso surtido de resbalosos lubricantes, prosperan en mis profundidades de sabor amargo.

Soy elástica. Soy expansiva. Llename y anhelo por más. Estoy cediendo, me derrito, me rindo. Sin embargo, al ceder, me entrego. Yo soy la vencedora. Aprieto el puño y agarro el premio. Mío.

¿Crees que babeo? Lo hago. ¿Crees que goteo, derramo e inundo? Lo hago. Soy desaliñada. Traspaso los límites. Soy codiciosa. Soy resbaladiza. Soy lisa.

Me encuentro entre lo que se muestra y lo que está oculto. Soy tanto pública como privada. No soy visible, sin embargo, soy la identidad de una mujer. Por mi nombre es mujer llamada. Por mi poder es mujer empoderada.¹


Vagina saludable

La vagina es un pasaje musculoso, alineado de mucosa que conecta los órganos genitales externos de la mujer con su útero. Cuando hablamos de la penetración sexual, es la vagina - no el cuello uterino, la parte del útero que se proyecta en la vagina o el útero en sí mismo - que es penetrada. Durante la excitación sexual, la vagina se alarga, se abre, y aumenta un bulto sensible llamado el punto G.

Durante miles de años, los hombres han perpetuado la creencia de que la vagina es un receptáculo inerte, vacío, que puede ser penetrado y llenado a su voluntad y antojo. Sin embargo, decenas de miles de años atrás, cuando las mujeres contaban las historias, la vagina fué honrada. (Y un universo de agradecimiento a Eve Ensler por "Los Monólogos de la Vagina" que han, al menos, hecho aceptable decir la palabra "vagina".)

Esta vagina, uno desearía sin necesidad de decirlo, está viva y sensible. Es inherentemente sensible y capaz de dejar que sus deseos y anhelos se conozcan. La vagina, y su salud o su falta de, está profundamente conectada con el sentido de seguridad de la mujer.

Las mujeres modernas están entrenadas a ver sus vaginas como algo sucio y apestoso. Ese es otro error. Una vagina saludable tiene un olor agradable, un sabor ligeramente amargo, y naturalmente, se "auto-limpia". Una vagina sana segrega fluidos claros o lechosos que protegen los delicados tejidos vaginalesy resbaladizos durante la ovulación.

La vagina contiene microorganismos promotores de salud, así como microbios que pueden crecer demasiado y provocar síntomas. En la vagina sana, la glucosa liberada a partir del suero de la sangre es comida por la flora vaginal y se metaboliza en ácido láctico. Este acidifica la vagina, promoviendo flora sana y disminuyendo la perturbadora. Si hay demasiada glucosa o muy poca flora, la acidez de la vagina se ve comprometida e infección - a partir de organismos inherentes u organismos de transmisión - es probable. Por salud, lava el área vaginal sólo con agua o vinagre muy diluido, no con jabón, ya que este es alcalino.

Los antibióticos y agentes antibacterianos, incluyendo jabones antibacterianos y aceites esenciales, matan a los microorganismos protectores de la vagina. Tomar antibióticos duplica el riesgo de desarrollar una infección vaginal.

El celibato, el lesbianismo y la doble monogamia, son opciones de estilo de vida que reducen el número de organismos infecciosos introducidos en la vagina. Pero las monjas, lesbianas y mujeres monógamas todavía puede tener infecciones vaginales.



Problemas Vaginales: Hay por lo menos treinta diferentes bacterias, hongos y parásitos que pueden causar infecciones en la vagina. Algunos viven de forma natural en la vagina, algunos se introducen a través del contacto íntimo, algunos también pueden ser adquiridos sin contacto sexual. Muchas de las infecciones vaginales provocan secreciones, picazón e inflamación. Sin embargo, varias son prácticamente asintomáticas y pueden progresar a la enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), lo que deja estériles a la mitad de las mujeres infectadas.

Los tejidos de la vagina son sensibles a las hormonas de estrógeno y estrés. Cuando la combinación de estrógeno cambia, en la pubertad, menopausia, durante el embarazo, y durante todo el ciclo menstrual, la vagina responde, a veces con dolor, sequedad y, eventualmente, infecciones.

Si el ambiente vaginal se vuelve alcalino, o si los tejidos reciben un exceso de azúcar, o si antibióticos matan flora benéfica, entonces una variedad de microorganismos que viven en la vagina, como la cándida y gardnerella, crecen en exceso y causan una infección. Estas infecciones innatas hacen que sea mucho más fácil para otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) - incluyendo gonorrea, sífilis, tricomoniasis y herpes - afianzarse. Con frecuencia, varios organismos crecen en exceso al unísono, provocando múltiples infecciones concurrentes. En un estudio europeo, treinta por ciento de las mujeres con diagnóstico de tricomoniasis también tenían una infección de gonorrea.

Cosas que alcalinizan la vagina, se enumeran a continuación, junto con los remedios para ayudar a re-acidificar. Las infecciones vaginales generalmente causan irritación y ardor en la vulva así como en la vagina - en algunos casos, también en los muslos. La alcalinidad severa y el volumen muy elevado de los fluidos vaginales producidos durante una infección pueden quemar los tejidos, como cuando te secreta mucho la nariz durante un resfriado y se te pone la carne viva, irritada y roja.

Menos común, pero más peligroso, es el cáncer de vagina, de especial interés para las hijas del DES². Y algunas mujeres tendrán úlceras vaginales o quistes de la glándula de Bartholin, bloqueos dolorosos en la entrada de la vagina.


Esto puede hacer la vagina más alcalina y más susceptibles a las infecciones:

* Píldoras anticonceptivas
* Terapia hormonal para la menopausia y posmenopausia 
* Cambios hormonales antes de la menstruación
* Fluidos menstruales
* Embarazo
* Locia (el flujo que sigue el parto)
* Eyaculación masculina, incluidos fluidos seminales y  espermatozoides
* Diabetes, azúcar en la sangre
* Antibióticos
* Estrés inusual, incluso estrés positivo
* Baños de burbujas (tina)
* Lavarse la vagina con jabón
* Cualquier cosa que permita heces en la vagina
* Duchas vaginales con regularidad
* Aerosoles de higiene femenina
* Edulcorantes artificiales, bebidas gaseosas de dieta
* Fruta cruda, jugos de frutas


Esto restaura la acidez de la vagina sana:
* Yogurt vía oral y vaginal
* Acidophilus insertados en la vagina
* Acido ascórbico insertado en la vagina
* Meditación
* Baño de asiento, baño de dedo, o duchas con:
30 ml de vinagre blanco en un litro de agua, ó 1 taza de peróxido de hidrógeno en 3 tazas de agua, ó 30 ml de solución de Betadine en un litro de agua.
Nota: Betadine es yodo, seca los tejidos vaginales.
* Baño de asiento, baño de dedo, o duchas con hierbas astringentes

Susun Weed
Para obtener más información, curso de Susun Weed Your Healthy Vagina & Cervix
Notas de la Traductora.
¹ Traducir un poema, resta un poco la inspiración original del autor, se ha tratado de rendir el mejor homenaje con esta traducción.
² Mujeres cuyas madres fueron tratadas con dietilestilbestrol conocidas en EE.UU. como "hijas del DES"

Traducción: Laura González
Articulo de la revista pagana "El Caldero" - No 8 http://issuu.com/espiralmorado/docs/caldero_8
* Ilustración de: Tharpa Garma

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada